Onagro modelo B Escala: 1/32

Valorado 5.00 sobre 5 basado en 1 puntuación de cliente
(1 valoración de cliente)

140,00

Fabricado con madera, metal, puntas, cuerdas etc. Una construcción completamente realista y funcional.
Sus medidas son: -x-x-mm 

Completamente funcional igual que sus hermanos a tamaño real.

Una maqueta ideal para todos aquellos amantes de las maquinas de asedio. Perfecta para colocarla sobre una peana o incorporarla a un diorama de la época acompañada de miniaturas de escala 1/32 – 1/35 (54mm aprox).

Disponible para reserva

Categoría:

Descripción

Fantástico Onagro fabricado a mano. 100% artesanal construida paso a paso para asemejarse lo máximo posible a los Onagros utilizados en la antigüedad en battallas en campo abierto o como armas de asedio. Ha llevado muchas horas de estudio de las dimensiones y pesos a respetar, con un diseño 3D por ordenador previo a su construcción.
Con un acabado fino y detallista y un proceso de envejecimiento de la madera para darle un realismo aun mayor.

Información adicional

Peso 500 g

Información histórica

El onager era el modelo estándar de máquinas para lanzar piedras de un solo brazo del ejercito romano tardoimperial. El funcionamiento de esta máquina era muy similar al de una especie de honda de grandes dimensiones. Los cinco principales componentes del Onager eran:

– Una base de madera.
– Un brazo con una honda en el extremo donde se alojaba la piedra.
– Un resorte de torsión.
– Un mecanismo de torno para bajar el brazo.
Un saco relleno para detener el movimiento del brazo.

El onager no era tan exacto como lo podían ser las maquinas del tipo ballista, ya que no poseía una base separada ni tampoco una junta universal para facilitar los movimientos. Mediante este ingenio el ángulo que describían los proyectiles era más alto y por lo tanto era muy difícil precisar a la hora de disparar, lo que lo hacia uno de sus mayores inconvenientes.

El tamaño y peso de esta máquina variaba notablemente, oscilando su peso entre las dos y las seis toneladas según el tipo de máquina. Este hecho hacia que resultara muy difícil corregir las trayectorias para apuntar a nuevos objetivos. Todo ello la convertía en una máquina bastante estática.

Existen reseñas de que se trasportaban montados en carros, listos para entrar en acción en el mínimo tiempo, pero no se posee ninguna evidencia de que esto fuera así, y parece que en dichas reseñas se confundía esta máquina con la carroballista, que sí iba montada sobre un carro. Además, el onager tenía un retroceso tal que destrozaría al primer disparo cualquier carro de madera.

Dicho retroceso obligaba a que la máquina necesitara ser colocada sobre plataformas con montones de césped o de ladrillos que amortiguaran los golpes. Otros autores apuntan a que el apoyo de los montones de césped se encontraba en la parte frontal en la que impactaba el brazo.

En cuanto al número de hombres para su manejo, y mientras que en una ballista de dos brazos bastaba con dos artilleros para apuntar a un objetivo, en el caso de los onager el número era mayor. Este número podría oscilar entre los cinco y los ocho hombres; cuatro para llevar el brazo a la horizontal, un artillero y un comandante que diera las ordenes, además de los encargados de trasportar la munición.

La construcción de estas máquinas no requería de demasiada habilidad técnica. Debido a que disponía de un solo resorte no era necesario, a diferencia de cómo sucedía con la ballista, ajustar los dos resortes para que tuvieran la misma torsión. Eran capaces de disparar proyectiles de muy diferentes formas y tamaños, en este caso no era necesario utilizar piedras redondas para su correcto funcionamiento. Posteriormente el diseño del brazo con una honda en su extremo fue sustituido por otro con la forma de una gran cuchara de madera. Gracias a la simpleza de su mecanismo se convirtió en la máquina pesada más fácil de manejar, poco maniobrable, pero con un efecto devastador en el enemigo.

1 valoración en Onagro modelo B Escala: 1/32

  1. Valorado en 5 de 5

    Rivendel Mercados Temáticos

    Perfecto acabado y muy detallada. Muy sólida, por lo que se ve difícil que se desmorone. Tal cual en la foto. Se nota que está hecha con mucho mimo y cuidado.

Añadir una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *